¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Hernias discales

19 Julio

Para evitar las tan comunes hoy día hernias discales y preservar la salud de los discos lumbares, cuando nos sentamos nos aseguraremos de apoyar el peso en los isquiones, no sobre el coxis y de evitar la retroversión de la pelvis en posición de sentad@.

 

La salud de nuestra zona lumbar puede mejorar mucho tonificando la zona abdominal.

 

Es importante una reeducación corporal, conseguir integridad en la postura, no sólo aprender a sentarse correctamente sino también a mantener una buena postura de pie y también al caminar.

 

Trataremos de evitar los movimientos bruscos, buscando siempre la suavidad.

 

Si hay lesión lumbar no debemos forzar la retroversión de la pelvis en ninguna postura, respetaremos la curva fisiológica lumbar, siempre atent@s a nuestras sensaciones físicas y las señales del cuerpo.

 

Más que recomendable empezar las sesiones con posturas o series de calentamiento, que nos ayuden también a tomar conciencia del cuerpo y de estas zonas más delicadas.

 

Las posturas que extienden la columna como bhujangasana son interesantes, realizadas con conciencia, sensibilidad y atención plena.

 

Así como las posturas que estiran los isquiotibiales son muy recomendables, estos músculos tienden a acortarse en personas que llevan una vida sedentaria y están muy relacionados con el aplanamiento de la curva lumbar y las discopatías.

 

Es recomendable incorporar posturas reconstituyentes o un estilo yin, como el yin yoga, relajación y descanso. Éstas tienen un efecto importante sobre la flexibilidad de los tejidos blandos además de reducir el tono de nuestra capa psicoemocional. Posturas como suptabadhakonasana flexibilizan la columna e hidratan los discos intervertebrales.

 

Si la lesión discal se ha producido como consecuencia de un esfuerzo intenso, es aconsejable durante las primeras semanas no hacer ningún ejercicio físico y dejar que el cuerpo descanse. En esta fase son buenos los ejercicios de relajación en la postura de savasana, pueden ayudar a gestionar el dolor.

 

En las primeras semanas mejor evitar los ejercicios de suelo por la dificultad que puede haber al incorporarse. La mayoría de las personas tienden a levantarse de frente para subir, en vez de hacerlo de lado. Hacerlo de lado asegura que el psoas_ilíaco no se contraiga y evitar la compresión que éste pueda realizar sobre los discos.

 

Hay que mejorar progresivamente el alineamiento y enfocarse en el estiramiento y en la relajación muscular y mental.

 

Las posturas de flexión de columna, como paschimottanasana, son interesantes siempre y cuando se realicen desde la anteversión de la pelvis y sin forzar el movimiento de flexión del tronco.

 

Las extensiones son de las mejores posturas que pueden practicarse en los casos de hernia discal, pese a la opinión general, siempre previa consulta al médico o fisioterapeuta que lleve el caso por si la persona tiene alguna contraindicación por las particularidades de su lesión.

 

Fuente: http://www.yoga-terapeutico.com/3-revista/index.html#p=6

Visto 2366 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Diciembre 2014 15:55
Valora este artículo
(1 Voto)