¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Mi experiencia personal con el Yoga

26 Enero

Conocí el Yoga a los 18 años en la escuela Yoga Shakti que tenía mi madre en la Gran via. Probé el Taichi y también el Chikung un tiempo y me quedé con el yoga.

Estuve un par de años practicando, luego lo dejé una larga temporada. Ocho años después el Yoga se volvió a cruzar en mi camino, sin casi proponérmelo me vi recibiendo clases de nuevo, esta vez en la Universidad de Valencia
. Aquello me acabó de enganchar. Empecé de nuevo a practicar la respiración consciente, estirar y oxigenar mi cuerpo, a fortalecer mi atención.... sentir como se activa el sistéma parasimpático relajando todas las partes de mi cuerpo.

Asistí a esas clases durante un par de años más, hacer yoga me encantaba. Tengo estres mental, vivimos en un mundo saturado de estímulos externos todos compitiendo al mismo tiempo para captar nuestra atención, algo mucho más valioso de lo que pensamos la gente común y corriente.... otros lo saben muy bien y por eso la buscan como el oro...

Ahí ya me atraia la idea de hacer una formación para dar clases de yoga, pensé que si me dedicaba a dar clases de yoga haría yoga todos los dias, incluso varias veces al dia, pensé wow, que delicia...

Dejé las clases de la universidad para irme de mochilera a un viaje que duró tres meses por Sudamérica. Practiqué mucho yoga en la playa de Santa Marta y otros lugares de Colombia, también mucha meditación en lugares de Perú, como Máncora y otros en Ecuador. Recargué las pilas a tope, a la vuelta era una persona distinta... Y empecé mi formación de Hatha Yoga y después Yoga Dinámico, que duró casi otros dos años más.

Compaginé mi formación con mi trabajo en aquel momento. Aproveché unas vacaciones laborales para hacer un curso intensivo de Meditación Vipassana cerca de Barcelona, donde aprendí la técnica para luego seguir practicando por mi cuenta. Paré mi mundo totalmente durante 10 dias seguidos, toda una experiencia... Parar en una gran estación de servicio en la autopista, camino de vuelta con otros compañeros del curso, después de 10 dias de absoluto slilencio, abarrotada de gente y con toda la parafernalia comercial fué casi un shock.

Dos años y medio después la empresa donde trabajaba cerró de la noche a la mañana, entonces tuve la oportunidad durante bastante tiempo de dedicarme al yoga y la meditación diaria y a cocinar siguiendo los principios de la macrobiótica que aprendí en mis estudios en el Instituto Macrobiótico de España. Fué la época que mejor me sentí y mi estado físico lo reflejaba.

Este 2014 es el cuarto año facilitando clases de yoga. Todo mi estrés mental desaparece con sólo poner un pie dentro de la sala de yoga aunque cuando acabo no tarda mucho en volver a aparecer. Los momentos de yoga son como oasis en mi vida, donde me nutro de mi propia esencia.

Mi mente y mi cuerpo se desintoxican, es como darme una ducha profunda de la que salgo limpia, tranquila, descansada para volver a enfrentarme de nuevo al mundo exterior y al estrés diario que la vida conlleva.

He descubierto que mi estrés (mental, todo siempre empieza en la mente y luego se materializa en el cuerpo y en la vida), es fruto de mis creencias. Cambiar esas creencias es como resetear el disco duro del ordenador, tarea nada fácil pero en ello estamos. Mientras tanto el yoga y la meditación son mis herramientas preferidas.

Aprendí estas técnicas para mi y para poderlas ofrecer a más gente estresada como yo. Me gusta ver la diferencia en la energia de la gente, antes y después de una sesión de yoga, sutil y potente a la vez...

Conectar con mi centro me tranquiliza, llevar mi atención hacia dentro me relaja y me da mucha paz. Eso es lo que intento transmitir y ofrecer, mi objetivo como profesora de yoga es ayudar a que otr@s encuentren su paz y se nutran de su propia esencia.

Todo lo que sale de dentro es mucho más valioso y verdadero que lo que pueda haber fuera.

Mi deseo, mucho metta;
"Que sea feliz, que me libere, que encuentre la paz, que todos los seres sean felices, que todos los seres se liberen, que todos los seres encuentren la paz".

Cristina Cubedo

Visto 4936 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Diciembre 2014 15:46
Valora este artículo
(2 votos)