¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Organic Food Festival, Bristol rompe tópicos

03 Septiembre

Del 3 al 4 de septiembre Bristol celebra el acontecimiento ecológico-festivo británico que desmonta todos los tópicos sobre el consumidor bio "come-lechugas" y la sobriedad de la comida británica, combinando interés y diversión, y aproximando a productores y minoristas ecológicos al consumidor final.

Fundada en 1946, la Soil Association (Asociación del Suelo) británica lleva ya medio siglo batallando por una relación más sana, ética, justa y limpia con la tierra y con los animales en la agricultura y la ganadería. Bajo el lema "Suelo sano, gente sana, planeta sano", promueve campañas contra el empleo de transgénicos, antibióticos, pesticidas y otros productos químicos que erosionan y agotan la fertilidad de la Tierra y contaminan la cadena alimentaria, y a favor de la agricultura y la ganadería ecológicas.

Fomentar un trato más ético a los animales en la ganadería, y apoyar el consumo de productos ecológicos locales (mediante la creación de rutas alternativas en el mercado bio), y de comercio justo son algunos de sus caballos de batalla. Entre sus actividades, destaca el asesoramiento a todos los actores de la cadena alimentaria, la revisión de la educación pública en materia de nutrición, la certificación de alimentos ecológicos (y de todos los actores relacionados con ellos) empleando criterios de alta exigencia, y la protección de la vida silvestre y la silvicultura.

Pero también la Soil Association es conocida internacionalmente por ser la anfitriona en ocasiones (este año ya por cuarta vez) junto a Real Foods Ltd., del Oorganic Food Festival (El Festival de la Comida Ecológica), uno de los mayores acontecimientos bio de Europa, que vuelve a Bristol del 3 al 4 de septiembre.

Como cabe esperar por su nombre, el punto fuerte del Festival (cuya acción se concentra en las proximidades y las orillas del Río Avon, en su desembocadura, en el puerto) son los alimentos, en su vertiente ética, saludable y sostenible. Desmontando tanto el trasnochado tópico de la sobriedad de la comida inglesa, "no muy elaborada, variada, y profusa en cantidad de productos en comparación a la de otros países", como el de la monotonía del consumidor ecológico come-lechugas, el O.F.F. nos ofrece todo un despliegue de olores, colores y sabores de materias primas y productos artesanos y ecológicos de altísima calidad: 
Desde frutas y verduras hasta cervezas, vinos y whisky ecológicos, pasando por toda la gama imaginable de lácteos, carnes, pescados, mariscos, conservas, salsas, chocolates, dulces o infusiones (en Inglaterra no podía faltar el té) de procedencia ecológica.

Por supuesto, no todo es comida y bebida en la viña del Organic Food, que también contará con la presencia de empresas de energía sostenible, jardinería, banca justa, ropa y cosmética ecológica, talleres y exhibiciones culinarias, cursos de yoga y relajación, y diversos espectáculos y actividades, algunas dedicadas a los enanos.

El festival abre sus puertas a las 10 horas y las cierra a las 18 y 17 del sábado 3 y domingo 4 de septiembre respectivamente, con lo que el visitante tendrá tiempo de empaparse también del hervidero lúdico y cultural de Bristol: teatros, museos, música (la ciudad cuenta con locales de todo tipo de aforo, algo que ya nos gustaría en tantas capitales españolas, empezando por Madrid) exposiciones, pubs, copas, cafés, wine bars, terrazas, excelentes restaurantes, brillante arquitectura, parques, playas, y el propio puerto, un inmenso corredor que penetra hasta el centro urbano.

La cuna del Bristol Sound, el trip hop de los 90, Tricky, Portishead, y Massive Attack, entre otros, ofrece también un interesantísimo y atípico recorrido arquitectónico, mezcla del clasicismo de la que fue una elegante y adinerada ciudad británica y las curiosas reconstrucciones acometidas tras los devastadores bombardeos de la II Guerra Mundial, algunas, manteniendo su espíritu clásico, y otras, más rompedoras, sobre todo en la zona portuaria, reconvirtiendo antiguas naves, fábricas y almacenes en originales lofts y locales multidisciplinares hoy entregados al arte y/o el entretenimiento.


(Artículo extraído de: http://vidasana.org)

Visto 3427 veces Modificado por última vez en Lunes, 22 Diciembre 2014 11:55
Valora este artículo
(1 Voto)