¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

La condición de los intestinos influye mucho en la manera de pensar

30 Agosto

«Los pensamientos necesitan sangre activa, si no son demasiado graves y es como tener polución en la cabeza»

Entrevista realizada a Rik Vermuyten, Consultor Internacional de Macrobiótica en el periódico El Levante, por Pilar G. del Burgo, el 29/08/2013.

Consultor internacional de Macrobiótica. Sabe cuáles son los alimentos que contribuyen a la felicidad y los que no ayudan a levantar el ánimo. El secreto, refiere, está en el equilibrio de la sangre. Si es muy ácida, la presión baja y la tristeza y el abatimiento gobiernan todo el organismo.

En la medicina oriental la palabra enfadarse significa también «problemas de hígado». El belga Ryk Vermuyten (Mortsel, 1951) es consultor internacional de Macrobiótica, una forma de alimentarse y de concebir el mundo que él traduce literamente del griego como «la gran vida». Ha profundizado durante más de tres décadas en la Medicina Oriental y conoce como oscila el equilibrio de las dos fuerzas del Universo (yin y yang) en la alimentación, órganos humanos, emociones, mente y espíritu. Dos veces al año imparte un máster en el Instituto Macrobiótico de España que dirige en Valencia Patricia Restrepo.

Usted habla de alimentos que producen felicidad y de otros que provocan depresión, ¿cómo es eso?
La palabra depresión ya lo dice. ¿Qué es la depresión en la meteorología? Que la presión del aire está demasiado baja. Después de nacer, ¿cual es el alimento más importante? El aire. Lo que han encontrado en las investigaciones es que las personas con depresión tienen la presión del oxígeno demasiado baja y la del dióxido de carbono (CO2) demasiado alta. Por eso, lo primero que hay que cambiar es el aire en la sangre, por eso son muy importantes los ejercicios de respiración y por eso cuando la gente hace una actividad física al aire libre, automáticamente toma más oxígeno en el cuerpo y en la sangre, porque cuando no hay suficiente oxígeno es muy difícil para la cabeza pensar de una manera clara y activa y al igual que la presión baja, lo hace también la actividad mental.

¿La mente se intoxica?
Es como en el mundo cuando el oxígeno baja y la polución, que es el aire grave, sube. Los pensamientos necesitan sangre activa, si no también son demasiado graves y eso es como tener polución en la cabeza.

Volvamos a los alimentos.
Tras el aire, el segundo elemento más importante son los líquidos. En el cuerpo hay relaciones entre órganos antagonistas y complementarios como el hígado y la vesícula biliar. En la medicina oriental los pulmones son el órgano complementario del intestino grueso, que es el primer órgano que coge líquidos del cuerpo, pero cuando hay demasiado líquido en el intestino grueso, también hay demasiado líquido en la sangre y entonces es más díficil coger oxígeno y descargar el CO2 de los pulmones.

¿Por qué?
Porque hay demasiada acidez en el cuerpo y la sangre tiene que estar en una condición alcalina para atraer oxígeno. Por eso hay que tomar líquidos que la equilibren, pero no demasiados.

¿Qué bebidas son beneficiosas para la sangre?
Café de cereales, achicoria, el té kukitcha que toman los japoneses, las infusiones de diente de león, ortiga... Todo esto da una sangre más alcalina y permite atraer oxígeno. Hay alimentos muy buenos para los intestinos y pulmones, como el arroz, la sopa de legumbres, verduras o cereales, por ejemplo.

¿Qué otros ingredientes contribuyen al bienestar?
Alguna cosa fermentada como la sopa de miso que toman los japoneses o el chukrut, porque aportan bacterias muy importantes para el intestino. También son muy importantes las verduras verdes, las coles... Ahora vivo en Galicia y allí la gente come col cada día, que es muy bueno para el intestino. También hay que tomar bastante sal porque cambia lo ácido en alcalino cada día y eso es muy bueno.

¿Por qué hay que cuidar tanto el intestino?
Porque según la medicina oriental hay una relación complementaria y antagonista entre los intestinos y el cerebro, que hemos olvidado al creer que solo se piensa con la cabeza. Solo hay que analizar la palabra: in- testa..., es decir, en el cerebro, en la cabeza, por eso la condición de los intestinos influye mucho en la manera de pensar del cerebro. Son cosas que en Occidente hemos olvidado.

«El azúcar sube muy rápido, pero igual que sube, baja»

¿Cómo justifica la depresión desde su conocimiento de la medicina oriental?
Las personas con depresión tienen demasiados pensamientos graves sobre la vida, sobre como sobrevivir a las dificultades de la vida moderna, sobre si mismos, pensamientos del tipo: ‘no puedo, no voy a poder’. Son pensamientos demasiado graves y también  hay una falta de confianza que se  observa en la postura. Una persona con la cabeza agachada piensa más en las experiencias negativas del pasado. Las personas optimistas siempre van con la frente hacia arriba, por eso es importante hacer ejercicio para cambiar esa postura que da pensamientos negativos.

¿La actividad física ayuda al intestino?
Si, porque mover las piernas ayuda a eliminar las cosas negativas del intestino para que tenga más equilibrio.

¿Y qué opina del chocolate?
Da endorfinas. Una influencia temporal como el azúcar sube muy rápido pero baja más rápido que sube. El azúcar no es la solución porque da una condición de sangre ácida. En esta cultura siempre se buscan soluciones rápidas y temporales, no soluciones definitivas, siempre es a corto plazo, nunca a largo plazo.

¿Para ser más feliz hay que tomar menos azúcar?
Para ser feliz, mejor comer en equilibrio, respirar muy bien, pasear 30 minutos al día y exhalar muy fuerte para eliminar el CO2. La dirección de la respiración también es importante, porque cuando tenemos pensamientos graves se exhala  hacia abajo, los pensamientos graves no dan energía ascendente. Pero si se respira hacia arriba, sube el oxígeno del cuerpo y es más fácil mantenerse optimista.

¿Cómo se eliminan los pensamientos graves?
Tomando aire fresco, por eso es mejor dar un paseo fuera de la ciudad, en la naturaleza, con hojas verdes que te dan más oxígeno, por eso en el campo hay menos gente con depresión. En Occidente las personas tienen 80.000 pensamiento diarios, en Oriente, 50.000 y eso permite que haya más tiempo y más espacio entre dos pensamientos. Dar un paseo y estar en silencio, también ayuda y da más espacio.

¿Es partidario del dulce por la mañana?
No es tan bueno porque baja la energía, el café da sangre ácida y la mayoría de las frutas también.

¿Hay que beber mucho?
Solo hay que beber cuando tenemos sed y comer cuando tenemos hambre. Una investigación del Instituto Americano de Nefrología lo confirma porque si se bebe demasiada agua da una sangre ácida y se rompe el equilibrio entre la sal y el agua y es más difícil atraer el oxígeno a la sangre.


(artículo extraído de: http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2013/08/29/condicion-intestinos-influye-manera-pensar/1028083.html)


Visto 4523 veces Modificado por última vez en Lunes, 22 Diciembre 2014 11:55
Valora este artículo
(1 Voto)