¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Sobre el cáncer. Del Dr. Martín Macedo

30 Enero

Ningún cáncer puede avanzar si la nutrición es estrictamente biológica, fisiológica y alcalina.

Ningún cáncer puede sostenerse si faltan los hábitos cancerosos para impulsar su vida y su vitalidad.

Por eso es absurdo buscar una cura para el cáncer si no se cambian los hábitos que lo crearon.

Se han gastado millones y millones de dólares en investigación buscando medicinas que “curen” el cáncer desde 1960 cuando Nixon le declaró la guerra.

A pesar de tanto despilfarro y tantos años de trabajo arduo por el camino “científico” la incidencia de cáncer no ha dejado de aumentar.

Y todavía la ciencia es optimista y tiene fe en que los esfuerzos de brillantes investigadores lograrán finalmente encontrar una droga o vacuna.

Pero la verdad es que no les interesa que se encuentre una cura, porque se terminarían los fondos para la investigación y los enormes presupuestos para combatir esta enfermedad.

Los especialistas en cancerología recomiendan en su mayoría una dieta que incluya carnes rojas y lácteos para asegurar un buen peso y resistencia para hacer frente a la debilidad, anemia e inmuno depresión que produce la quimioterapia.

Y en la consulta oncológica se respira miedo, se fomenta el miedo y se utiliza el miedo para quebrar la voluntad del paciente que se resiste a los protocolos que se aplican a rajatabla y sin chistar.

Pero si se cambia la dieta que ha creado y sostenido el cáncer.....

El tumor no tendrá otra alternativa que desaparecer poco a poco....

Porque nada existe ni se sostiene sin nutrición, sin soporte energético.

Para que haya un tumor vigoroso y activo se necesitan alimentos extremadamente yin y yang simultáneamente, creando ácido, caos, contaminación y un profundo temor que aumenta en la medida que éstos hábitos se extienden en el tiempo.

Por ello no creo que con sólo resolver el conflicto emocional podamos detener este caos biológico-emocional.

Sin embargo hay cientos de creyentes que siguen a líderes que aseguran que con sólo manejar bien los conflictos emocionales alcanza y sobra para vivir en perfecta salud y armonía con la naturaleza y el universo entero.

 

---------------------------------------------------------

Reflexión del día 30/1/17 publicada en la página de facebook de Martín Macedo.

Gracias.

--------------------------------------------------------

Los electrodomésticos funcionan de una manera absolutamente lógica. Para que funcionen necesitan una fuente de alimentación. Como su nombre lo indica se alimentan de energía eléctrica. Esa es su comida.
Siempre comen lo mismo... si le cambiamos el menú y en vez de 220V le damos 110V no funcionan y se apagan. O se dañan en forma irreversible.

Supongamos que un día de intenso calor decidimos prender un potente ventilador de pie. Todo va de maravilla hasta que en determinado momento comienza a salir un humo espeso y amenazante. Y un ruido ensordecedor....y los niños se asustan y comienzan a llorar... Y hasta el perro se pone sumamente nervioso y se genera un caos en el hogar..... Todos entran en pánico y nadie sabe cómo proceder porque la situación es angustiante.

Finalmente el padre toma un bate de béisbol y comienza a golpear con todas sus fuerzas al ventilador y luego de peligrosos y violentos masazos la terrible máquina deja de funcionar.

Se ha generado un gran destrozo con pedazos de plástico y fragmentos múltiples de cables quemados por toda la sala. Y marcas en el piso por el gran calor y las quemaduras en otros muebles cercanos al lugar del “procedimiento”.

Pero todo este destrozo se podría haber evitado, si en vez de entrar en pánico nos hubiéramos serenamente y con valentía, limitado a desenchufar el ventilador.

Así procede la medicina frente a un tumor maligno. Se lo ataca con violencia infinita argumentando que esto es lo que hace la ciencia. Que esta es la única forma de detenerlo.

Pero quitándole su fuente de nutrición, el tumor se retrae y finalmente colapsa. Y por ello con la macrobiótica podemos curar todos los tumores del mundo.

---------------------------------------------------------

Reflexión del día 29/1/17 publicada en la página de facebook de Martín Macedo.

Gracias.

Visto 764 veces Modificado por última vez en Lunes, 30 Enero 2017 13:39
Valora este artículo
(2 votos)