¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Lo que aprendí en mi primer taller de Macrobiótica

11 Diciembre

Mi primer taller de Macrobiótica fué el 19 de Enero del año 2008, en el IME (Instituto Macrobiótico de España), Valencia.

Estos son los apuntes, de forma esquemática, que tomé de aquella sesión de dos horas, impartida por Irene.

Lo primero que tengo en mis apuntes de aquel día es una recomendación de lectura del "Sugar Blues" de William Dufti, un libro que habla sobre el azúcar.

Después nos habló de alternativas a la leche para el calcio. Son estas:

- Verdura de hoja verde

- Sésamo (el negro tiene más)

- Algas

- Semillas (calabaza, girasol...)

- Frutos secos

- Soja

A estas alturas ya, cada vez a más gente le queda claro que la leche de vaca no es una opción muy saludable por muchos motivos que ahora mismo no vamos a tratar. Dedicaremos un artículo exclusivamente para este tema. En otro artículo del blog ya hemos hablado sobre esto, "Donde está el calcio en Macrobiótica".

 

A continuación, algunas advertencias sobre alimentos que por lo general se consumen muy habitualmente:

Carne: Uno de los motivos por los que no se recomienda comer carne es porque nuestro intestino es muy largo, la proteína de la carne es dificil de expulsar, por lo que se queda en el intestino, se pudre y suelta toxinas que van a parar al torrente sanguíneo. Todos los animales carnívoros tienen un intestino mas corto. Se recomienda comer pescado en lugar de carne.

Harina: Las harinas producen mucosidad en el organismo así como en el aparato reproductor femenino.

Solanáceas (pimientos, patatas, berenjenas, tomates): No son recomendables, tienen una energia extrema yin hablando en términos macrobióticos. Además contienen alcaloides que son nocivos para el cuerpo. También hablamos de esto en este artículo "Las solanáceas".

Ajo: El ajo es muy expansivo, no se utiliza mucho en la cocina macrobiótica. Tiene excelentes propiedades de todos de sobra conocidos pero no es energéticamente equilibrado, con lo que si llevas una alimentación sin extremos no lo necesitas, y si lo tomas te llevará al desequilibrio. Pero si tu alimentación es desequilibrada y consumes mucho extremo yang, como la carne, por ejemplo, entonces el ajo, que es extremo yin, compensa el yang de la carne, todo esto a costa de ir de un extremo al otro con el esfuerzo y desgaste que conlleva para el organismo.

Acelgas y espinacas: Tampoco se recomiendan comer con regularidad por el ácido oxálico.

 

Y algunas recomendaciones o virtudes de otros alimentos:

Miso: Perfecto para combatir las radiaciones. Además puebla la flora intestinal, la cual es la base para una buena salud y algunos elementos habituales como el azúcar la destruyen. La sopa de miso es lo mejor que puedes darle a tu cuerpo, aquí tienes la receta, aunque hay múltiples variaciones.

Alga arame: Muy recomendable para las mujeres y el sistema reproductor femenino. Todas las algas en general se recomiendan por tener muchos minerales, pero ojo, en pequeñas cantidades. La Hiziki hay que tener más cuidado porque es la más yang.

El aceite más recomendable para cocinar es el de sésamo auque el de oliva también esta bien. Pero cuidado porque tiene un grado de ebullición más bajo que el de oliva y se quema más rápidamente.

Desde la Macrobiótica nos recomiendan tostar las semillas de sésamo que espolvoreamos en muchos de nuestros platos, pues bien, cuidado no lo tuestes de más porque el sésamo quemado es tóxico, como todo.

Y un último consejo de momento, en  las sopas, cazuelas, estofados, etc, para polarizar echamos encima del plato un poco de cebollino, perejil o la hoja verde del puerro troceado, así le damos un poco de movimiento, un poco de yin.

 

Visto 2129 veces Modificado por última vez en Jueves, 11 Diciembre 2014 13:01
Valora este artículo
(1 Voto)