¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Jarabe de Maíz

01 Agosto

Con palabras más simples, el jarabe de maíz de alta fructosa es un edulcorante líquido, transparente, obtenido del maíz después de un largo proceso. Todo comienza con almidón o fécula de maíz — para esta etapa ya hablamos de un carbohidrato refinado —. Se somete a altas temperaturas repetidas veces, se rompe su estructura molecular, se vuelve a refinar, se blanquea y filtra hasta quedar una sustancia "pura", un almíbar con un grado de concentración ideal para su comercialización.

El problema es que se encuentra presente en casi todos los alimentos y bebidas que tienen endulzantes calóricos agregados. Refrescos, jugos artificiales, jugos de frutas endulzados artificialmente, confituras, postres, yogurts saborizados, y en la gran mayoría de productos horneados y panificados, como así también en mermeladas y jaleas.

El jarabe de maíz es un edulcorante líquido, creado a partir del almidón o fécula de maíz. El proceso para la producción de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) fue descubierto por investigadores japoneses en la década 70 del siglo XX y su consumo se ha extendido a todo el mundo. En un principio se extendió particularmente en Estados Unidos y Canadá, países que han venido limitando su dependencia del azúcar de la caña o sacarosa proveniente de los países tropicales en más de un 35% (1994.)

Al incrementarse la producción de fructosa se obtiene un almíbar comparable a las características de la sacarosa en un radio extendido entre la fructosa y la glucosa en su dulzura. Este proceso ha sido el mejor sustituto para aquellas empresas dedicadas a las bebidas ligeras y los comestibles.

Primero, el almidón obtenido del maíz es calentado en forma de leche, luego es hidrolizado a dextrina media y, finalmente, el jarabe de fructosa en concentración de 42% es separado, para luego ser mezclado con un jarabe de fructosa al 80-90% de concentración para obtener un jarabe de fructosa al 55% de concentración.

Con palabras más simples, el jarabe de maíz de alta fructosa es un edulcorante líquido, transparente, obtenido del maíz después de un largo proceso. Todo comienza con almidón o fécula de maíz — para esta etapa ya hablamos de un carbohidrato refinado —. Se somete a altas temperaturas repetidas veces, se rompe su estructura molecular, se vuelve a refinar, se blanquea y filtra hasta quedar una sustancia "pura", un almíbar con un grado de concentración ideal para su comercialización.

El jarabe de maíz de alta fructosa altera el metabolismo humano. La fructosa es particularmente perjudicial para la salud humana. A diferencia del exceso de glucosa, que pasa a través de nuestro tracto digestivo y se desecha, el 100 por ciento de la fructosa consumida es absorbida por el hígado.  Una vez allí, la fructosa causa un aumento de grasa en la cavidad abdominal y aumenta los niveles sanguíneos de los triglicéridos -- ambos son factores de riesgo de enfermedades cardiacas y diabetes.

Esto explica porque los refrescos (cocacolas, fantas, gaseosas, etc) en particular son sumamente perjudiciales para la salud.  Pues resulta que, el contenido de jarabe de maíz alto en fructosa utilizado en muchas marcas de refrescos ha sido tremendamente subestimado.

 

Hace alrededor de 100 años, el estadounidense promedio consumía apenas 15 gramos de fructosa  al día, principalmente en forma de fruta. Cien años después, una cuarta parte de los estadounidenses consumen  más de 135 gramos al día, principalmente en forma de refrescos.

 

Consumir 15 gramos de fructosa al día es inofensivo al menos que usted sufra de niveles altos de ácido úrico.  Sin embargo, 10 veces esa cantidad se convierte en una de las principales causas de la obesidad y de casi todas las enfermedades degenerativas crónicas.

 

“Para la industria de los alimentos, el uso de jarabe de maíz de alta fructosa resultó beneficioso. Para nosotros como consumidores, nos deja enfermedades que pueden ser mortales.”

 

Entre los alimentos industrializados el aditivo por excelencia es el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF). Sin nosotros saberlo, esta sustancia acompaña a nuestro pan de caja, a las galletas de chocolate que tanto nos gustan y que decir de los refrescos embotellados. ¡Vamos! Hasta lo podemos encontrar en las barras nutritivas y el pan integral que te venden como saludable.

 

 

 

 

Para la industria de los alimentos es oro puro; por ejemplo, en México se ha utilizado como sustituto de azúcar desde 1996, debido a su bajo costo de producción. Sin embargo, su consumo tiene impacto en varios niveles: en nuestra salud, en la economía y en el comercio justo, por mencionar algunos.

Para rematar, esta sustancia es producida en Estados Unidos a partir de maíz transgénico y, curiosamente, el mismo país la prohíbe en varios de sus alimentos.

Las grandes compañías alimenticias han aprovechado los beneficios que ofrece el jarabe de maíz a nivel industrial. Además de ser más costeable a gran escala, hablamos que se utiliza en productos ultra dulces; gracias al jarabe los productos se conservan por más tiempo en una envoltura y crean adicción al paladar. Estos productos permanecen más tiempo en exhibición, lo cual significa menos perdida y más ganancia... ¿bajo qué precio?

 

 

 

 

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Princeton, el consumo del jarabe de maíz de alta fructosa está relacionado con la actual epidemia de obesidad. Se comprueba que aumenta la grasa corporal, también el colesterol y los triglicéridos — indicadores que incrementan las posibilidades de infarto, especialmente en mujeres —.

En el caso de los niños provoca hiperactividad, déficit de atención, dolores de cabeza y afecta su capacidad de detectar distintos sabores, reduciendo su paladar a sólo tres: salado, dulce y grasoso. Por último, hay que considerar que este jarabe proviene de un transgénico y existe la posibilidad que su consumo dañe distintos órganos.

Un estudio publicado en la revista “Environmental Health” indica que muchos alimentos comunes fabricados con jarabe de maíz de alta fructosa contienen mercurio. Para ello se evaluaron 20 muestras de jarabe de maíz de alta fructosa y hallaron mercurio en nueve de ellas.

Al igual que el azúcar, el JMAF tiene un índice glucémico altísimo, elevando en forma inmediata el nível de azúcar en sangre y generando antojos constantemente, por lo cual es acusado como un gran generador de la obesidad mundial.

El problema es que se encuentra presente en casi todos los alimentos y bebidas que tienen endulzantes calóricos agregados. Gaseosas, jugos artificiales, jugos de frutas endulzados artificialmente, confituras, postres, yogurts saborizados, y en la gran mayoría de productos horneados y panificados, como así también en mermeladas y jaleas.

 

 

 

Actualmente, asusta el incremento de alimentos “light” o dietéticos, que contienen JMAF. Yogures y barritas de cereales, contienen este jarabe. El problema de esto, es que mucha gente que intenta alejarse del azúcar, termina consumiendo JMAF, cuyo aporte calórico y efectos negativos sobre la salud son iguales o peores.

Nosotros ¿qué podemos hacer como consumidores? Aunque no lo parezca, tenemos el poder y está en nuestras manos elegir lo que llevamos a nuestra mesa. Algunas recomendaciones son:

- Revisar etiquetas. Si encontramos entre los ingredientes fructosa, sólidos de jarabe de maíz, glucosa-fructosa, azúcar de maíz o high fructose corn syrup (HFCS), estamos hablando de la misma cosa. Mejor evitarlo.

- Elegir productos naturales. Entre menos procesado, mejor para nuestra salud. Una buena opción es comprar local: pan directo de la panadería. Utiliza miel de cereales (arroz, cebada, maíz, etc), que provienen de carbohidratos complejos. http://www.tpbio.es/tienda-bio/dulces/maltas-y-siropes.html

- Estar informados.


Bibliografía:

- http://es.wikipedia.org/wiki/Jarabe_de_ma%C3%ADz
- http://www.veoverde.com/2013/07/los-peligros-del-jarabe-de-maiz-de-alta-fructosa/
- http://i.imgur.com/7tvtFqK.jpg
- http://runfitners.com/2012/01/el-jarabe-de-maiz-de-alta-fructosa-el-veneno-escondido-nutricion/
- http://es.slideshare.net/dayitamia/jarabe-de-maz-con-alto-contenido-de-fructosa
- http://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/cuidado-haga-esto-y-probablemente-aumentara-15-libras-el-proximo-ano.aspx
- http://grist.org/article/food-2010-10-26-hfcs-contains-more-fructose-than-claimed/
_ http://reconquistandoeden.com.ar/el-jarabe-de-maiz-de-alta-fructosa-afecta-al-metabolismo

 

Visto 3174 veces Modificado por última vez en Viernes, 01 Agosto 2014 21:28
Valora este artículo
(1 Voto)