¡Atención! Este sitio usa cookies para facilitar su navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Los alimentos integrales y la salud, juventud de la piel

17 Junio

Integral - integridad..

Uno de los mayores inconvenientes de la alimentación moderna (industrializada) es el consumo de comestibles refinados: arroz, pan, pasta y azúcar blancos, sobre todo.

Los comestibles tienden a desequilibrar, a mermar la salud y a robar nutrientes del organismo.

Los alimentos equilibran, potencian la salud y aportan nutrientes.

Así pues, nada que ver los unos con los otros.

A nivel orgánico, una de las grandes diferencias entre los comestibles refinados y los alimentos integrales es que los primeros han perdido, no sólo la fibra, sino también la piel en el proceso de transformación industrial.

Ahora, veamos dos frases equivalentes:

"Somos lo que comemos".
"De lo que se come, se cría".

En sentido literal.

Los comestibles refinados tienden a estropear la piel, y contribuyen a que ésta envejezca prematuramente.

Los alimentos integrales reparan la piel, la mantienen y la conservan joven por más tiempo.

Difícilmente, podemos tener una piel y una mucosa (es como la piel pero por dentro del cuerpo) saludables y lozanas comiendo sistemáticamente comestibles refinados. Y si piensas que las cremas caras te van a ayudar, yo te digo: nunca tanto como los alimentos integrales. Ni por asomo. Porque los alimentos integrales conservan intacta su piel (ya sean cereales, semillas o sus derivados), y es en esa piel del alimento (eso que tiene el arroz integral, por ejemplo, y que no tiene el blanco) donde se encuentran los nutrientes que necesita la piel de tu cuerpo para regenerarse y autorrepararse. Así de simple.

Si lo que deseas es mantener tu piel sana y joven el mayor tiempo posible, te sugiero que tengas en cuenta estas simples recomendaciones:

- Bebe y cocina con un agua lo más pura y ligera posible.

- Toma frutas y verduras crudas en abundancia.

- Consume alimentos 100% integrales (semillas, cereales y sus derivados).

Si no estás muy convencido/a de lo que te digo, te invito a que pruebes estas pautas durante un mes, y que tú mismo/a saques tus propias conclusiones.

Yo ya saqué las mías hace tiempo...

Carlos Lacomba Verdés, 2014.
---------------------------------------
www.saliment.es

 

Visto 13574 veces Modificado por última vez en Martes, 17 Junio 2014 11:19
Valora este artículo
(1 Voto)